foto-2Una siembra superficial, vale decir, de baja profundidad requiere de una permanente humedad de suelo. Si este proceso no es correcto, la planta corre un alto riesgo de morir.

Por ende, Beneo Orafti le entrega algunas recomendaciones que nunca estarán de más para lograr la “hoja verdadera”.

Es importante recordar que la constante vigilancia de los vientos primaverales es clave, ya que suelen secar los primeros centímetros de suelo con gran rapidez.

Si se está en presencia de suelos muy arenosos, el ideal es proceder al riego en períodos no superiores a un día y medio.